Los buenos modales sirven también en las redes sociales

Navegar el creciente número de sitios y aplicaciones de redes sociales es un trabajo de tiempo completo, y aprender sobre la etiqueta, incluyendo algunos puntos obvios y otros no tan obvios, puede ser complicado. Para manejar las comunicaciones en línea de forma hábil, la experta en etiqueta Patricia Rossi dice que es muy importante tener en mente una cosa.

“Twitter, Facebook, Instagram, LinkedIn y Google+; es como tener hijos diferentes”, dice Rossi, quien tiene un programa sobre etiqueta en la cadena de televisión estadounidense NBC. Es importante actualizar y gestionar cada uno de forma diferente.

La filosofía de Rossi en cuanto a las redes sociales es: “Usted está ahí para entablar una conversación, educar y animar, es lo mismo que (las interacciones) cara a cara. Usted quiere conversar, dar valor, mejorar la vida de alguien”.

Rossi, autora del libro Everyday Etiquette: How to Navigate 101 Common and Uncommon Social Situations (algo así como Etiqueta diaria: cómo navegar 101 situaciones sociales comunes y extrañas), trata de mantener ciertas cuentas de medios sociales personales y otras con un enfoque más profesional. Por ejemplo, usa LinkedIn, Twitter y la página pública de Facebook que mantiene para conectarse con sus contactos profesionales. Si alguien que ha conocido por su trabajo solicita ser amigo en su página personal de Facebook, evita rechazarlo dirigiéndolo cortésmente a sus cuentas profesionales de medios sociales diciendo: “Me encanta LinkedIn y Twitter y me conectaré con usted allí”.

“En el mundo real, uno no puede ser amigo de todos”, señala. “En las redes sociales, es la misma regla”.

Una vez que se conecta con personas de negocios, Rossi tiene cuidado de mantener el mismo nivel de profesionalismo en línea que mantendría en persona. “Si son amigos y colegas, sólo felicítelos cuando son ascendidos o marcan un hito (en sus carreras). Si no tiene una relación personal con ellos, no comente sobre sus vacaciones, pasatiempos o fotos de sus hijos”, aconseja. “No querrá parecer como si tratara de establecer una relación muy rápido. Ser demasiado relajado o demasiado amistoso es realmente sobrepasar los límites”.

No obstante, está bien interactuar sobre esos temas en redes sociales “si sabe bien los nombres de los hijos y los pasatiempos, y ellos saben los nombres de sus hijos y sus pasatiempos”, anota.

La frecuencia para actualizar las cuentas varían. “Twitter es más breve, es más como una conversación. Hay más ida y vuelta”, lo que hace aceptable las publicaciones frecuentes, dice. “Facebook es más sobre las fotos y compartir con sus amigos y permanece allí por más tiempo”, agrega. Puede ser mejor compartir allí sólo una vez al día.

LinkedIn, señala, es una plataforma de negocios. “Es más reservado. Es el contador de los medios sociales”, dice. No bombardee a las personas con información allí, aconseja. Rossi aplica la regla de una vez al día en LinkedIn e Instagram.

También conviene considerar la velocidad y la frecuencia de las respuestas, así como de las publicaciones, dice. En Twitter, si alguien tuitea sobre ella o retuitea una de sus publicaciones, “lo correcto es responder”, señala, “incluso si es algo tan fugaz como una carita sonriente” o un clic en favorito.

Decidir qué tipo de cosas publicar es muy importante. Rossi sugiere escribir una meta para redes sociales y una declaración de objetivos. “Si no lo hacemos, fracasamos”, afirma. El redactar su meta puede ayudarle a decidir qué es adecuado publicar y qué no. “Si se ajusta a mi marca y mis valores, entonces lo tuiteo”, dice.

En la misma línea, Rossi también recomienda escribir lo que uno nunca haría en las redes sociales. “No tuitee, envíe textos o publique cosas cuando esté borracho”, advierte. Para la experta, chistes groseros o subidos de tono, o “cualquier cosa que incomode a la gente o no sería pertinente decirlo en persona” está igualmente fuera de los límites. El simple hecho de escribirlo puede ayudar, agrega.

El equilibrio perfecto de contenido es “80% la historia de alguien más y 20% su historia”, anota.

Cuando publica algo sobre sus amigos o familia, Rossi primero obtiene el permiso de ellos. “No sabes si alguien se ha tomado un día libre en el trabajo por cualquier razón y usted publica una foto del almuerzo con las amigas”, dice.

Aunque Rossi disfruta de los medios sociales, dice que su meta final, especialmente con contactos profesionales que no conoce muy bien, es llevar la conversación cara a cara. “Es increíble la forma en que las redes sociales han roto las barreras”.

Con información de La Nación